No tiene mucha importancia

- ¿Es usted extranjero? -le preguntó la mujer como si eso tuviera mucha importancia. Equis se fastidió.

- Sólo en algunos países -le contestó- y posiblemente no lo seré durante toda la vida. 

Ella lo miró con cierta sorpresa. 

- No nací extranjero -le informó-. Es una condición que he adquirido con el tiempo y no por voluntad propia. Usted misma podría llegar a serlo, si se lo propusiera, aunque no se lo aconsejo. Por lo menos, no de una manera definitiva.

                                                                                                   Cristina Peri Rossi, La nave de los locos. 








Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mujeres libres, espacios libres: sororidad

La mejor versión de una misma

Súper Sorda de Cece Bell