Estrenar una vida

Lo más parecido a estrenar una vida es viajar. Salir de viaje te da la posibilidad de empezar dos veces: una en el lugar de destino y otra a la vuelta. Aunque solo sea por unos días, tenemos la oportunidad de reinventarnos, de partir de cero; luego la rutina volverá a hacerse con todo. Ahí radica la importancia de viajar: cambiar de paredes, alejarse del espacio cotidiano y obligarnos a estar atentos porque los caminos no son los mismos de cada día. 

Cuando estamos de viaje cambiamos de hábitos, nos volvemos más flexibles, tratamos el tiempo con deseo, no queremos que se acabe y cada día tiene que darnos para más. El tiempo que pasamos fuera, generalmente, nos parece más del que realmente es, porque no paramos, porque es uno de los momentos en la vida en el que nos damos cuenta de que no somos inmortales y de que todo tiene un fin.

Viajando aprendemos a vernos con otros ojos.

Tener sensación de estreno nos da fuerza, energía, nuevas ideas y nos hace amar la vida; nos convierte en ciudadanos del mundo y nos ayuda a eliminar prejuicios Observamos todo a nuestro alrededor y aprendemos a observamos a nosotros mismos: nuestras costumbres, nuestras manías, nuestras creencias, que ya no son tan importantes ni tan solemnes. 

No hay mejor manera de cuestionarnos y de renovarnos que estando fuera de casa. Porque no queremos ser los mismos al regreso. Queremos volver a empezar, cambiar cosas, cambiarnos, integrar lo que hemos visto en nuestra alma y completarnos, queremos que las mil imágenes, los mil sabores, los nuevos sonidos se integren en nuestro ser. Queremos llegar a casa y ser distintos. Queremos estrenar una vida.

Comentarios

  1. Me gusta tu forma de enfocar el viaje, actitud bien distinta de los que buscan fuera lo mismo que en su casa y juzgan lo que encuentran distinto comparándolo superficial y ofensivamente con su hábitat.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Carlos. Viajar es vivir, sin duda alguna, más allá de las limitaciones de nuestra vida de cada día.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Terror en la biblioteca