Lorca en mí



Lorca era una extraordinaria causa perdida que pagó caro su forma distinta de ver el mundo y de sentir. Por suerte, otros locos maravillosos piensan lo mismo y nos traen este espectáculo fabuloso que les invito a ver.

Lorca en mí.

Desde las primeras imágenes que te reciben sobre el telón hasta el número final lleno de alboroto y fiesta, el espectáculo de Lorca en mí  es una celebración de  poesía,  teatro y  música. Pura literatura, como la vida misma.
El sonido envolvente de la guitarra te da la bienvenida a un rato entre amigos. Amigos los que están en el escenario, cercanos y cálidos en su arte y amiga la voz de Lorca, viva y pasional.
La presencia rotunda e intensa del baile sobre las tablas; el cajón, racial y fuerte, como un latido, vital y caliente;  la trompeta le da un carácter novedoso, atrevido; un violín sutil, sinuoso, que llena de magia el espacio. Voces que acompañan y dan vida a las palabras lorquianas, el cante, la poesía y el teatro. Las mujeres del poeta andaluz hechas carne sobre el escenario; bella Cecilia, presencia firme de Jenny. Un teatro lorquiano que no sabe de acentos o sí que sabe y los junta y los enreda y los funde y sale este viaje de ida y vuelta.
Si tienen ocasión, no dejen de hacer la travesía. Vale la pena y sale uno con la sensación de arte vivo y vivido.

Comentarios

  1. Contigo por aquí, Eli, ya hay una causa ganada. ( Y por supuesto siempre Lorca).

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, poeta. Siempre Lorca. Nos vemos en el mundo virtual, también.

      Eliminar
  2. Leyendo el artículo, dan ganas de ir a verlo. Enhorabuena, de nuevo, por la creación de tu blog. Para que nos sigas iluminando un poco el camino a los lectores en tiempos de oscuridad.
    PD: Vale, siempre Lorca, pero no nos olvidemos de Onetti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Siempre Lorca!! Onetti... está sobrevalorado ;-)

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Terror en la biblioteca